martes, marzo 28, 2006

La libreta de oro

Cualquier comic de Spider-man ha sido desde siempre una serie de viñetas tras otra llenas de detalles, y creo que gracias a esos pequeños detalles Spidey es lo que ha llegado a ser hoy en día. El personaje se ha desarrollado como solo otros pocos han podido hacer, gracias a ellos y les debemos lo que leemos hoy en día.
Me viene uno de esos detalles a la memoria y es de lo que voy a hablar: la libreta de oro que encuentra Spider-man y su dilema moral hacia ella. Para quién no la recuerden o no hallan leído los comics en los que salía empezaré por el principio.


Spider-man encuentra la libreta con la llegada del Todopoderoso a la tierra, justo antes de la famosa saga de la muerte de la capitana Jean DeWolf, un número en el que el señor del fuego ataca la ciudad y algún que otro comic de mayor o menor calidad terminando por la reaparición de la gata negra por poner un ejemplo. Y esta es su historia.
Como dije todo comienza con el Todopoderoso, llega a la tierra y trae del pasado a Hombre Poder y Puño de Hierro (creo recordar que esto se explicaba mejor en Secret Wars II, serie que, la verdad, no tuvo mucho éxito), y ante la ambición que ve en estos dos individuos no se le ocurre mas que transformar uno de los edificios de acero y cristal de Park Avenue en oro, si, si, en oro puro. Claro que esto no provoca mas que una catástrofe y el edificio se hunde 30 metros en el subsuelo cortando cables eléctricos, tuberías de gas y agua, y provocando explosiones, incendios y escapes por todos lados.
“¡Esto no puede haber pasado!”, es lo primero que pasa por la cabeza de Spider-man, sin embargo no tiene mucho tiempo mas para pensar en los extraños acontecimientos que ha presenciado, hay gente que rescatar. Demostrando que es el héroe que todos conocemos rescata a una persona tras otra, las cuales se lo agradecen en la medida que se lo permiten sus prejuicios. Y el héroe tras su intrépida hazaña se detiene sentado a descansar y ¿que vé?, una libreta en una papelera. Es basura, alguién la ha tirado, y es de oro, como todo en el edificio, ¿sería robar coger algo de la basura?. Un grito ahogado viene de la habitación contigua, todavía queda alguien a quién rescatar, eso es lo primero ... ya sabes un gran poder conlleva una gran responsabilidad.
La ley le espera fuera para darle la bienvenida (como siempre), en este caso Charles Anderson, que está acordonando la zona (¿quién no se tiraría al asalto y rapiña de un edificio en lo que todo es de oro?), pero ... los que acordonan la zona ¡son hombres de Kingpin!. Spidey puede ver desde una farola como Anderson hace tratos con Kingpin y sus hombres introducen en la limusina de este último todas las máquinas de escribir del edificio, que tienen que valer millones ... esto sobrepasa a Peter y no puede evitar mostrarse rabioso, ¿como puede estar el mundo tan corrupto?, ¿es que no hay nadie que no se mueva por intereses?. Spider-man salta de nuevo al interior del edificio y coge la libreta para llevarsela no sin antes decirle lo que piensa al corrupto Anderson. “¡Esto mundo ... me pertenece!”.
Sin embargo Anderson no era tan corrupto como parecía, mas bien se veía entre la espada y la pared, no tenía suficientes hombres para encubrir una operación como esta que habría desatado un escándalo nacional, al menos ese es su punto de vista, juzgad vosotros. Lo que hace es que mete el oro en cajas y las transporta, hasta lanzarlas al fondo de una sima oceánica.
Personalmente me sorprende la facilidad de Peter para olvidar su libreta de oro que se queda tirada en su apartamento, hasta que un día Mary Jane se lo recuerda al verla por casualidad sobre el televisor, este se hace el tonto e invita a MJ a cenar: “¡pero Peter reconozco el oro cuando lo veo! - ¡tonterías!, es una de esas baratijas”.
Y aunque Peter nos haga pensar que ha olvidado ese montón de oro en forma de libreta nada mas lejos de la realidad, es lo que quiere hacerse creer a sí mismo, pero un dilema moral le afecta, ¿estaría bien venderla?, claro que no, aunque estuviera en la basura es un objeto robado, pero le resolvería todos sus problemas, una sola página le solucionaría la vida y tía May viviría como una reina; ¿por qué tenía que vivir así cuando podía ponerle remedio?, no no estaba bien, no podía ir por ese camino. Debería haber tirado la libreta en ese mismo momento pero sin saber porqué la escondió ... y pasó el tiempo ... hasta que el Puma irrumpió en su casa y descubrió tanto la identidad de Spider-man como la libreta, pero el Puma no necesita mas dinero, es multimillonario, solo necesita la ayuda del arácnido (pero eso es otra historia). Eso sí le dice lo que vale en el mercado actual, la no despreciable cifra de 37.620 dólares, lo que deja a Peter boquiabierto.
Sin embargo demasiados acontecimientos mantienen ocupado tanto a Spider-man como a Peter por lo que no vuelve a pensar en la valiosa libreta hasta que la encuentra tirada como única superviviente de su incendiado piso (si que le ocurren desastres al pobre de Parker). Los dilemas morales vuelven: “¡técnicamente la robé!”.
Y preguntaréis: ¿qué demonios pasa al final con ella?, ¿por que es tan %$&%& Peter?, al final las circunstancias (como siempre) le hacen decidirse y se encamina a una casa de empeños de mala reputación al mando de un tal Mr Twig que le ofrece innegociablemente 3000 dólares por ella y Peter no tiene mas remedio que aceptar, ¿para qué?, para tener el dinero justo con el que pagar el hospital del maltrecho Nathan, el novio de su tia May. Al menos MJ le arregla el piso que le habían destrozado completamente, algo es algo, Peter acaba siendo el mas feliz del mundo, realmente este muchacho se conforma con poco.
Todo esto nos lleva a lo de siempre, ¿por qué Peter siempre se equivoca con sus decisiones?, desde la muerte de tío Ben, pasando por la de Gwen y llegando a algo tan insignificante en comparación como esto. Algunos dirían que Parker es gafe y otros que es demasiado bueno. Yo digo que si Peter no fuera así Spider-man no sería el que todos conocemos hoy en día. Y no todo es malo en su vida, aunque las nubes tapen el sol este sigue estando ahí. Sigue adelante Peter.


2 comentarios:

Ternin dijo...

Oye, muy interesante el post, la verdad; Creo,como tú, que Pater Parker, la caga en muchas de sus decisiones, aunque creo que hay está su atractivo como superhéroe ¿No crees?

Txiki dijo...

En parte si, y es que pienso que el atractivo de este enorme personaje (mente limpia) es que nunca ha sido estático, siempre ha ido evolucionando, equivocandose o por el contrario haciendo lo correcto, cagándola o acertando en sus decisiones, teniendo suerte o no ... Su dinamismo nos ha hecho a los lectores vivir cientos de aventuras y no solo eso también de situaciones de la vida cotidiana de Petey, las cuales lo han humaizado de tal modo que ... ¿no es Peter Parker real?, si si un amigo mi que viajó a Manhattan lo vió balanceandose entre rascacielos y otro ha leído un ejemplar del Daily Bugle con una foto sacada por un tal Peter Parker ... tío ¡Spider-man existe!, jejeje.