lunes, mayo 19, 2008

El Ciclo de la Puerta de la Muerte Ala de Dragon

Hace bastantes años que quería echarle el guante a esta serie de novelas de Margaret Weis y Tracy Hickman (creadoras también del extenso mundo de novelas de la saga Dragonlance) mas por curiosidad que por entusiasmo y es que aunque los tomos enganchan Margaret Weis siempre me ha parecido demasiado ... empalagosa, aclaro lo que significa esto para mi, en pocas palabras no es precisamente una autora que vaya directamente al grano, creadora de personajes muy carismáticos y en muchos casos inolvidables, en ocasiones se pierde en sus descripciones y tan pronto piensas que ciertas "escenas" o capitulos no van a acabar nunca, se hacen laaaargos, como ocurre algo inesperado y repentino que corta de cuajo todo lo que se ha elaborado momentos antes. No es que esto sea del todo malo pero en ocasiones te deja con cara de tonto, como si hubieras leído y leído páginas enteras para nada, sin embargo tengo que reconocer, que cuando acabo un libro de esta pareja de autores me deja un buen sabor de boca, el conjunto acaba ganando sobre cualquier "defecto".

El tomo que nos atañe, escrito en 1990, nos introduce de lleno un mundo posiblemente post apocaliptico, quizá el nuestro en un futuro no muy lejano, donde el planeta se ha fragmentado en otros cuatro que están unidos por un lugar llamado el Nexo y por los cuales se puede viajar a través de la Puerta de la Muerte que da nombre a la saga.


La historia en este corre alrededor de Hugh "La Mano", un asesino que ha sido capturado y es liberado justo antes de su ejecución por el Rey de la zona, con el fin de encomendarle una dificil misión. Estamos en el mundo de Ariano, mundo del aire, dividido en tres Reinos, Reino Medio donde ocurre lo que acabamos de describir y donde existe una guerra constante entre Humanos y Elfos por el agua dulce de los distintos territorios, el Reino Inferior donde unos enanos venidos a menos trabajan esclavizados para una extraña máquina denóminada la Tumpa-Chumpa de la que no conocemos a priori su función, y por último el Reino Superior, lugar "paradisiaco" donde los Misteriarcas hallaron su retiro y viven en relativa calma, magos de grandes poderes que se separaron del resto del mundo intentando huir de las guerras y la corrupción y que lo único que están consiguiendo es extinguirse ...

Hugh acompañará al hijo del Rey, un muchacho muy especial llamado Bane, y a su sirviente personal Alfred, que parece ser mas de lo que es, en un viaje, pero su misión no será solo la de guía o escolta, sino que el Rey Stephen le ha ordenado acabar con el niño, debido al gran peligro que representa para él mismo y su corona.

A su vez Limbeck un enano curioso, que tiene ojos mas allá de su trabajo para la Tump-Chumpa, debido a su curiosidad se encontrará con Haplo, que acompañado de su inseparable perro, ha sufrido una accidente con su nave voladora al acercarse demasiado al peligroso torbellino que hace la función de mar en el mundo de Ariano, por suerte ambos conseguiran salir airosos de múltiples dificultades y salir al exterior, el mundo de los dioses para el ignorante enano, donde por supuesto se encontraran con el resto del grupo. Juntos acabarán en el Reino de los Misteriarcas donde les espera la parte mas dura de su aventura y donde descubrirán muchas cosas unos de otros.

Una aventura que nos hace sentirnos como en casa en un mundo nuevo y totalmente sacado de la inagotable imaginación de Weis y Hickman, pero que no es mas que el principio de siete novelas que componen la serie, la próxima en el mundo de Pryan, el reino del fuego, donde Haplo continuará con sus viajes para su amo y señor ...

Valoración: Recomendado.