domingo, septiembre 24, 2006

Txiki-man sobrevuela Barcelona


Yo, el Gran Txiki-man, junto a mi familia, decidimos darnos unas pequeñas vacaciones, entre supervillano y supervillano, unos pocos días, abandonando esta minúscula isla y viajando a una metropolis de verdad: Barcelona. Allí están los pesos pesados de los superhéroes así que no hay por qué preocuparse, pasaremos desapercibidos y, sobre todo, encontraremos algo de tranquilidad (eso sí esquivaremos cualquier Leroy Merlin, prioridad máxima y absoluta).

Ya que estabamos allí entre Arco del triunfo, Sagrada Familia y Rambla, pasé por un par de tiendas Superheróicas que descubrí gracias a Francesc, un superhéroe (con todas las palabras) de la zona, que me ayudó mogollón, desde aquí ¡¡Gracias!!.

Parecemos tres personas normales ¿eh? ... ¡pues no!, semos Superhéroes.

Juntos sobrevolamos la zona del arco del triunfo para entrar en Norma, que decir de esta tienda, lo tiene todo, Merchadishing a go go (tienen casi todas las estatuas que hayas podido ver), Manga (todo muy bien ordenado y completo), Comic (un poco menos ordenado pero mazo de material, americano, europeo ... dividido por zonas respecto a su origen y editoriales), Wargames (una sección no muy grande pero bastante aceptable), e incluso tienen una planta baja dedicada exclusivamente a todo lo relacionado con el cine, un pasillo dedicado a Star Wars como no (traje de Darth Vader incluido a 1600 eurillos de nada), por ponerle alguna pega, poco material atrasado, aunque, sin embargo, gracias a ellos completé mi BM del Capitán Marvel.

Una tienducha cualquiera, por aquí en Tenerife hay decenas de ellas ...

Salimos de allí a visitar Norma Games (que no se acababa aún la historia), por si fuera poco otra tienda mas que tenemos dedicada a Videojuegos (PC y Consolas incluyendo merchadishing como no). A continuación Freaks (al lado) que consta de tres tiendas bastante interesantes, oscuras e incluso tenebrosas, esperaba encontrar algún villano que saltara contra nosotros tras alguna estantería, pero no, seguramente gracias a la presencia del renombrado Francesc (no diré aquí su identidad de superhéroe por respeto a él y sus familiares) junto a mi ...
Poco después encontré una pequeña libería, en la que vendían todo tipo de tonterías, recuerdos, etc ... y, donde aún vendían esos pequeños muñecos azules de pvc ... que desde hace muuuuchos años colecciono. Pitufos. Es que hay de todo por estos lares.

La muerte ... ¿mal presagio?

Previamente había estado en Cosmic, una tienda poseida por el caos y el mal, aunque muy bien surtida, sobre todo en comics y, claro, merchadishing, un poco de desorden y mal rollo entre los empleados me hizo salir de allí antes de que las cosas se me pusierán feas. Aún así regresé por allí antes de irme para comprobar que todo siguiera en orden, lo cual no fué del todo así.

Les cortaron la cabeza y los disecaron ... que se lo hagan a Muerte vale peroooo ... bueno Tony Stark ultimamente también se lo merece ...

Posteriormente fuimos al Mercado de San Antonio, plagado de antiguedades y comics de esos que rellenan huecos, la verdad que quedé impresionado, me habían contado como era: gente cambiando magic (mucha), muchos comentando sobre comics, la zona de los videojuegos imposible de transitar, etc ... simplemente, doy las gracias de no vivir cerca de él porque no me llegaría el sueldo ...

Se de alguien que mataría por estos albunmes de cromos ...

Lo mas increible de andar por esta GRAN ciudad, y lo pongo con mayúsculas porque es muy muy grande (y recuerden que el origen de mis superpoderes es Madrileño), es que sin quererlo te encuentras con una tienda con comics, y no con tres o cuatro, sino con toda la grapa de Panini (como en un kiosko que nos cruzamos por ahí y no puedes evitar mirar, es una costumbre ...), o pequeñas tiendas especializadas en ellos y derivados, entre ellas visité una de la cual no recuerdo el nombre por Fabra i Puig, Gigamesh (como ellos mismos se denominan de Vicio y Subcultura) donde tienen mucho material extranjero sobre todo novelas y comics, y otro par de ellas que se me escapan ahora mismo (¡que quieres, entre mis superpoderes no está la memoria fotográfica!).


Pero esta ciudad también tiene sus suburbios y cosas malas, en uno de esos viajes de metro (no todos en mi familia pueden volar), acabamos en un lugar de esos donde los villanos de peor calaña tienen sus agujeros. Caminabamos, mi familia y yo, por un puente que atravesaba un hediondo río, pero un río al fin y al cabo, cuando mi supervista vió algo conocido, estaba lejos de su hogar (la isla de los monstruos) pero allí estaba, el Hombre Topo, mi mujer iba delante y se dispuso a amenazarla, pero su cobardía es tal que al vernos cerca a los demás (a mi hijo mayor), guardó su garra en el bolsillo y siguió caminando como si nada. La verdad es que sentí lástima por él, por lo cual le permití seguir en uno de sus momentos mas bajos y me juré que si algún día volviera a su temida isla lo combatiría y derrotaría para siempre, mientras lo dejaría vivir con la vida que se había buscado con sus maldades ...

7 comentarios:

IvánN Díaz dijo...

así que visitaste tiendas y no mataste a ningún villano... pero qué clase de superhéroe estás hecho? XDDD

Muy interesante todo lo que comentas, yo creo que tampoco podría vivir en el mercado ese T_T me dejaría como 2 ó 3 sueldos...

PD: si te entra mono de derrotar a un esbirro del Hombre Topo, cruza 2 calles y vente a mi barrio, que los tengo a mogollón XDDDDD

Txiki dijo...

Como diría Stan Lee: "the superheroes don`t kill people dear Ivan ..." xD. Y tranquilo que los hombres topo los tengo yo de vecinos jejeje.

Ternin dijo...

Envidio, me das mucha envidia. Mi orígenes superhéroicos como El Capitán Ternin, son catalanes y tanto mi futura mujer como yo, estamos deseando ir a Barcelona: yo para frikeara lo bestia y ella para hacer lo idem pero con sus amigar blogueras

Txiki dijo...

Jejeje, fuí por casualidad a pasar unos días, de momento me quedo con mi isla, hay demasiados supervillanos por aquí y pocos superhéroes me necesitan.

Harry dijo...

Jeje, me ha gustado un huevo.Eres un fiera txiki

Anónimo dijo...

Pozí Txiki, me hubiera gustado ir contigo a Barna, nos habríamos puesto a llorar los dos frente a un escaparate. ;)

Anyi.

Txiki dijo...

Jejeje, tú te habrías puesto a llorar dentro de un par de ellas viendo los muñecos de tusabesqué en las vitrinas de la tienda. Hay mas de una que son increibles, menos mal que no vivo allí, suerte para mi cartera.