domingo, julio 17, 2011

Cazador Gris


Empezado, devorado y terminado, un suspiro me ha durado esta tercera novela que cuenta la saga de Ragnar Blackmane, y como (no) llegó a Cazador gris.
Ahora que se hayan en mi poder todas las novelas que componen esta colección y recordando mis viejos tiempos Warhammeros, me he decidido a intercalarlas entre mis lecturas habituales, ya que, la verdad son de esas novelas con acción a raudales, donde siempre pasa algo y que se leen en un pis pas.

Siempre le he tenido cierto grado de admiración al personaje, el cual se ha ido desarrollando leyendo cosas sobre él, primero en el juego de miniaturas (codex y demás), luego en estas novelas. Pero todo empezó jugando con Lobos espaciales en el 40k, donde el 99% de las veces él era el comandante de mis tropas, realizando proezas que solo los primarcas podían superar, con esa tirada de salvación 4+ de su habilidad de esquivar y su 3+ de su servoarmadura que le hacían casi inmatable, a veces mis contrincantes me dejaban equiparle con una pantalla de desplazamiento lo que lo hacía parecer el Capitán Jack Harness en Torchwood, prácticamente inmortal. Todo esto generaba que el enemigo se centrara aún mas en querer destruirlo y que, el resto de mis tropas camparan a sus anchas por el resto del tablero. Que buenos recuerdos y que buenas novelas.

Postdata: tenía dos miniaturas de él, se que una la vendí con el grueso de mis tropas cuando me quité del W40k, y la otra no soy capaz de encontrarla, una auténtica pena, algún día me la pillaré de nuevo.